Los trucos de las compañías aéreas.

Los trucos de las compañías aéreas.

Esta entrada tratará de los trucos de la compañías aéreas para desincentivar a las personas con movilidad reducida de volar en sus vuelos. Todo lo aquí relatado ha sido vivido por un servidor y por lo tanto es la pura verdad. Existen principalmente estas maneras de desincentivar  a los posibles usuarios con discapacidad funcional de  usar los servicios de determinada compañia.  Los veremos a continuación.

La primera forma está en la venta misma de los billetes. Actualmente, la gran mayoría, y sobre todo en las compañías “low cost” se realiza vía internet y páginas web. Hace unos años se realizaban en las agencias de viajes a través de sistemas de gestión de reservas. Pues si en la página web de una de las mayores compañías “low cost” europeas, Ryanair, no nos dan facilidades para decirles que necesitamos de servicios especiales, ya es un gran impedimento de entrada. Muchas páginas de otras compañías permiten marcar qué opciones necesitamos y si nos las conceden en el mismo momento de hacer la compra.

Eso es lo que me paso una vez con Air France, que de “low cost” no tiene nada. En la agencia de viajes me reservaron el billete y llamaron a la compañía para que confirmaran las peticiones de necesidades especiales. Estos respondieron que hasta dos o tres días antes de la realización del vuelo, no confirmaban las peticiones. Por lo que con dos semanas de antelación, tenía que pagar el billete, y si dos o tres días antes del vuelo denegaban las peticion de necesidades especiales, me devolvían el precio del billete. Osea que me quedaba con el dinero pero sin ir a donde debería de ir. Por supuesto me negué al juego y busque otra compañía que me confirmase inmediatamente las necesidades especiales. En este caso fue Lufthansa la compañía que no puso ninguna pega y confirmó las peticiones en el mismo momento.

Otro de los trucos de las compañías aéreas, consiste en requerir cosas absurdas. Un ejemplo de lo que estoy diciendo lo sufrí con KLM, ya que me pidió que  como no podía ir al servicio, tendría que llevar una sonda vesical. Hay otros métodos mucho menos agresivos que una sonda vesical para asegurarse de que una persona no se orina encima. Aparte de que ser persona con necesidades especiales no significa no tener control de los esfínteres.

Hay que tener en cuenta que el proceso de sondaje puede dar lugar a una infección urinaria, y si eso pasa durante unas vacaciones en el extranjero, pues como que es un incordio muy grande.  Además si lo que vamos a hacer es pasar dos semanas en el extranjero, como que al llegar nos sacaremos la sonda y despues tendriamos que buscar quien nos la pusiera para la vuelta. Con lo cual tendríamos el doble de oportunidades de coger una infección urinaria.

Por lo tanto, como conclusión y por lo menos en europa, donde el reglamento de la CE no permite a las compañías denegar el embarque a las personas que hagan las cosas según las normas, solo queda el tema de denunciarlo al público y a los tribunales.

Aviones de los trucos de las compañías aéreas
Aviones aparcados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.